La segunda edición de WHITE BALANCE vuelve a poner el foco en la disciplina de la Fotografía construyendo una exposición que invita al acercamiento a esta disciplina desde una extensa variedad de enfoques a través de 13 propuestas muy diversas.

Un equilibrio que transita por un amplio abanico de planteamientos: color y B&N, analógico y digital, abstracción, intimismo, retrato, paisaje… una multiplicidad de escenarios que nos harán disfrutar de unos meses muy fotográficos.

La exposición se inaugura el 8 de Junio a las 20.00h, y dentro de las diferentes actividades en torno a la fotografía que irán teniendo lugar a lo largo del periodo expositivo, cabe destacar la feria del Libro Fotográfico, que tendrá lugar el sábado 11 de Junio, (horario 10.30 a 14.00h y de 16.30 a 21.00h), donde participarán fotógrafos, escuelas, editoriales, asociaciones e instituciones, que tiene como fin el encuentro directo entre los profesionales y el público.

En lo que concierne a la exposición, desgranando un poco cada proyecto, podríamos dar estas pinceladas de los trabajos que podrán contemplarse:

 

Luis Castelo – “Historiae Naturalis” - La taxidermia como método de preservación en el tiempo de animales muertos tiene una doble lectura.  Por un lado, la paralización del tiempo que va degradando a todos los seres vivos hasta su muerte, y por otro la simbología subyacente, embalsamar la vida, qué paradoja. Al igual que en los bodegones holandeses o españoles del siglo XVIII, estas naturalezas inmóviles se convierten en un pretexto para hablar de las vanitas, representaba animales que solían ser objetos de repulsión o simplemente de desconocimiento y convertirlos en seres preciosos, inusuales a los ojos de los espectadores, y dignos de pertenecer a la colección de un museo.

 

El embalsamiento tiene una estrecha relación con la fotografía, ya que ambas preservan el tiempo y la vida, en un instante para siempre.

David Catá – El poder de evocación de los objetos personales y las fotografías de su álbum familiar le sirven como inspiración. A través de ellos reflexiona sobre el tiempo, la memoria y la forma de dilatar el proceso del olvido, valiéndose de elementos efímeros como la ceniza, el hilo, dientes de león, … con los que crear metáforas.
 

En ocasiones su propio cuerpo se convierte en el soporte artístico de su entorno y vivencias. Los cosidos y fisuras realizadas sobre su piel son una metáfora de la indisoluble simbiosis entre el paso del tiempo y el olvido. Una obra que aspira a la conservación del tiempo pasado por medio de la huella memorial, corporal, fotográfica.

Xavier Ferrer Chust – “Monasterio” - El monasterio de Neamţ (Moldavia) hunde sus raíces hasta el siglo XII y es considerado como la Jerusalén de la Iglesia Ortodoxa rumana. Su biblioteca, que ronda los veinte mil volúmenes, lo convirtió en un lugar clave del impulso cultural y artístico en la lenta conformación de Rumania como Estado, siendo escuela de calígrafos, pintores y copistas; posteriormente se desarrolló una escuela de tallistas y grabadores.

 

Xavier ha profundizado en la permanencia contemporánea de este remanso de espiritualidad y de cultura en el que conviven con naturalidad, junto a las más rigurosas tradiciones de la vida monacal ortodoxa, las influencias de los avatares históricos que han conformado el entorno social actual del país.

Tino García – “Paul” – En plena pandemia, con el mundo detenido los universos de Paul se reducen a la vida en el hogar, la cercanía y la intimidad se sobreexponen en el confinamiento convirtiendo a Paul en el corresponsal que nos narra la cotidianeidad del encierro, recopilando a través de su protagonismo pequeños fragmentos diarios, miradas, esperas, hastíos, complicidades, … Un relato entrañable que nos acerca a la belleza de la rutina, a la importancia de nuestros círculos más próximos en los momentos más difíciles, una vez más la sensibilidad y la belleza

 Ire Lenes – “Archipiélagos” - Lituania fue la primera república en independizarse de la Unión Soviética, la transición fue radical, todo símbolo soviético desapareció, las fábricas se cerraron, el idioma ruso dejo de utilizarse.  Tras poco más de 25 años de su independencia, esta pequeña república ha dado un giro de 180º, hoy día miembro de la Unión Europea. El barrio Naujoji Vilnia, al este de Vilnius es un oasis de convivencia, allí etnias rusas, lituanas, bielorrusas o polacas conviven, hay un colegio ruso, iglesias ortodoxas, productos en cirílico y parejas mixtas. A priori parece un modelo de integración, pero cuanto más se profundiza en él más gueto parece.

 

Los archipiélagos se caracterizan por estar unidos por lo que les separa, el agua, así funciona este barrio, como un archipiélago, siendo el ruso lo que les une y les separa.

Eva Monllor – “Quimera” – Un proyecto visual que juega con elementos inanimados cotidianos que generalmente obviamos y no prestamos demasiada atención, por medio del macro descubrimos que nos introducimos en  nuevas imágenes a través de la composición, la luz, el color y la forma; incitando al espectador a ser cómplice y descubrir referentes figurativos propios, revelando paisajes y elementos con entidad propia que dan paso a desdibujar lo conocido.

 

En definitiva el acercamiento desnuda la realidad de lo habitual y la transfigura en un reflejo de nuestras propias vivencias y anhelos.

Julian Ochoa – Como si de un escenario minimalista se tratara, se nos presentan estas imágenes. Como una reflexión en donde el tiempo y la memoria habitan. Donde lo mágico se hace cotidiano, y en donde lo irreal se transforma en naturaleza de vida.  Cargadas de una potente narrativa, y exentas de esos barnices tan al uso hoy en día, maniqueístas, fáciles y superfluos, nos propone por el contrario una reflexión a unos mundos construidos desde la mirada ajena, pero al mismo tiempo, cercana.

Este trabajo no es el producto de un viaje iniciático, y ni siquiera el de un coleccionista de imágenes. Este hermoso proyecto es un compromiso y propuesta de vida, sinceridad y verdad. (J M Díaz Burgos)

 PIC.A – “Hoja de contactos” – Un homenaje a los métodos de edición y control empleados en la fotografía antes de la era digital, la hoja de contactos era el medio para visionar el carrete completo y poder hacer la selección de la imagen que cobraría protagonismo siendo positivada a mayor tamaño. 

 

Javier Arcenillas edita este proyecto, llevado a cabo por 85 fotógrafos de la escuela PIC.A, rememorando este proceso y poniendo como elemento común el municipio de Alcobendas. Durante medio año, los fotógrafos a través de sus cámaras de 35mm, han realizado un mapeo de la ciudad, su territorio y sus gentes, generando un conjunto de hojas de contacto en las que cada uno resalta su particular definición de la ciudad.

Soledad Pulgar – “Poética y dinámica del cable” – Paradójicamente en la era de la comunicación parece desdibujarse el entendimiento y el diálogo en sus matices más profundos, se nos olvida adentrarnos en la comprensión y la empatía porque tendemos a lo inmediato, a aquello que se queda en la superficie y a primera vista. Cobra valor lo que deslumbra de manera fugaz, y no lo que perdura tras la calma y el conocimiento mutuo. 

 

En este proyecto el minimalismo evoca, por medio de la sutileza y la metáfora, el poner en valor los elementos que facilitan la comunicación y la reflexión sobre aquello que nos rodea.

Giordano Raigada – “Dream´s Intimate Thoughts” - El acto fotográfico puede ser ejecutado en dos direcciones según Giordano, que varían según la forma de concebir y crear la imagen, en ambas se trata de reflejar las “ideas” que motivan, emocionan, deploran o sorprenden, pero disciernen al analizar si esas direcciones han sido de “fuera-dentro” donde el fotógrafo capta, fija y documenta aquello que es externo y le motiva; o si el camino ha sido el opuesto, es decir, “dentro-fuera” donde los conceptos habitan en la mente del fotógrafo y la cámara se convierte en la herramienta que desvela y exterioriza un concepto mucho más intimista y personal; que le propone al espectador una reflexión a “modo espejo” en la que encontrarse, reflexionar y proyectarse. Y es en este segundo ámbito donde transita este trabajo.

José Luis Tejedor – “Tránsito San Fermín” – Como queda reflejado en el prólogo de su libro escrito por Beatriz Acinas “Las mejores tradiciones y fiestas son siempre brazos abiertos para el arte y la cultura. Los artistas acuden al amparo de la inspiración que les provocan las emociones y experiencias únicas. En este trabajo queda recogido el flujo de cientos de personas en cada espacio, calle o rincón.”  

 

José Luis nos habla de una fiesta que unifica y abraza a todo aquel que se acerca, recorriendo una ciudad que se llena y transforma gracias al transito de mareas humanas uniformadas para la ocasión, calles y escenarios que se cargan de pictorialismo al superponer los instantes captados por su cámara, donde desaparece el individuo y se prioriza la esencia del ambiente, el bullicio y la fiesta.

Ana Tornel – “Mujeres de Oriente, entre tradiciones ancestrales y empoderamiento” –Ana ha realizado un caleidoscopio compuesto por retratos de mujeres asiáticas, tal y como ella las ve, en un mundo globalizado y sin abandonar por completo el rol secular de transmisión y conservación del legado cultural, para ella estas mujeres avanzan con paso firme hacia su empoderamiento. Fascinada por sus culturas, su mirada se posa sobre ellas, buscando a través de gestos cotidianos, un máximo de aspectos que las identifiquen y que muestren la tensión entre estas tendencias antagónicas: la fuerza, la dignidad, la perseverancia, la religiosidad, la tradición, la maternidad, las tareas domésticas, la opresión en el trabajo, el recato, la indolencia, la emancipación, la coquetería...

 

Reforzando el paralelismo del pasado y presente también con los recursos técnicos empleados, pues las imágenes han sido tomadas con una cámara digital y las copias se han obtenido por medio del proceso de copia por contacto de la Kalitipia.

Inés Villeparisis – “False Face Society” – El ser humano tiene una inercia adherida para poder protegerse de un entorno hostil, dando una versión amortiguada de si mismo, que podríamos representar en el concepto “enmascaramiento social”, -a través de la metáfora de la máscara-, un parapeto al que nos vemos abocados para no sentirnos vulnerables, como herramienta para ocultar o silenciar miedos y pensamientos. Teniendo como consecuencia el distanciamiento de nuestra esencia, la insinceridad de nuestro propio yo, y una distorsión comunicativa con el resto de los individuos con los que interactuamos diariamente.

‍Enlace de descarga:

https://www.estartspace.com/descargas/white-balance.zip




c/ La Granja 4 - Pol.Industrial Alcobendas - 91.661.08.18 - info@estartspace.com

Copyright© 2016. Estartspace. Todos los derechos reservados.
Página web creada por: Hostiberi.com

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.
OK